Sensaciones en sesión

/, Sesion, Terapias/Sensaciones en sesión

A lo largo una sesión de sanación se pueden experimentar diferentes sensaciones. La mayoría de ellas suelen ser muy agradables. Otras no tanto. En estos casos se viven como pequeñas angustias opresión en algunas zonas del cuerpo… pero nunca resultan desagradables. Hay que entender que cualquier sensación a lo largo de una sesión se manifiesta por algún motivo y siempre lo hacen para el bien del paciente. Le ayudan a ser consciente que tiene que sanar algo en su interior.

Sensaciones durante una sesion de sanacion

Sensaciones durante una sesión de sanación

En cualquier caso, no todo el mundo siente lo mismo. Cada uno siente lo que en ese momento tiene que sentir. La misma persona en sesiones distintas experimenta también sensaciones distintas.

Hay personas que son más sensitivas que otras y por lo tanto tienen mayor facilidad para ser conscientes de las mismas. Hay personas que no experimentan prácticamente ninguna a lo largo de la sanación, lo cual no quiere decir que ésta sea menos efectiva. La energía fluye igual y el efecto sobre ese paciente es siempre el que necesita.

Es importante la apertura del paciente en una sesión, independientemente de que de esta manera pueda sentir más o menos, y su confianza en que la energía que recibe le va a ayudar a sanar aquello que le bloquea.

.

Por experiencia, la persona que acude a una sesión porque siente la necesidad de que algo tiene que sanar, experimenta cambios más importantes que aquellas que asisten por probar o porque alguien se lo ha recomendado.

.

Las sensaciones que más comúnmente se experimentan durante la sesión, son las siguientes:

.

Calor

La sensación más habitual es la de calor en determinadas zonas del cuerpo. La mayoría de las personas lo sienten en zonas en las que tengo las manos (tanto en posiciones en la que existe contacto entre mis manos y el cuerpo físico de la persona, como en aquellas en las que tengo las manos a unos centímetros del paciente). Pero hay ocasiones en que dicho calor se experimenta en zonas alejadas de mis manos. Esto se debe a que la energía fluye por el cuerpo del paciente y busca aquellas zonas en que es más necesaria.

El calor indica que la energía está fluyendo y que en esas zonas en concreto está liberando algún tipo de bloqueo.

Flujo de Energía

En ocasiones el paciente tiene una sensación de ondas en su interior, como si por su cuerpo algo fluyera como lo hacen las olas del mar. Es una sensación muy relajante y es la propia energía abriéndose camino en su cuerpo hasta llegar a los puntos en que sea necesitada. Normalmente se siente en la cabeza y en la zona del tronco, pecho y zona abdominal. También es común sentirlo en las piernas.

Esta sensación de flujo es la más evidente de que la energía está circulando por el cuerpo del paciente.

Frío

La sensación de frío no es la más habitual, pero en determinados casos se da. En ocasiones es localizada en una determinada zona y en otras se produce una pequeña bajada de la temperatura corporal. Normalmente cuando se siente frío es debido a algún bloqueo energético que lleva arraigado en el cuerpo durante largo tiempo en la zona en la que se experimenta y por la que está fluyendo la energía, empezando a disolverlo.

Movimientos internos

Esto se produce cuando el paciente tiene una sensación como si algo se moviera en su interior. A veces se produce por ejemplo en la zona de los intestinos. La sensación es como si éstos se estuvieran recolocando, como si algo lo estuviera manipulando por dentro. Es algo normal, la energía está actuando en esa zona e incluso lo puede seguir haciendo cuando se esté trabajando otra zona del cuerpo.

Elevación del cuerpo

Hay personas que sienten una especie de ingravidez, como si su cuerpo no pesara y estuviera flotando. Es una sensación que algunos definen como si hubieran salido de su cuerpo. Se produce cuando la energía está actuando sobre los cuerpos sutiles y normalmente sólo lo experimentan personas con una sensibilidad muy alta.

Colores e imágenes

Depende mucho de la sensibilidad del paciente, y aunque no es lo más frecuente, hay ocasiones en que éste ve colores e incluso imágenes. Los colores suelen visualizarse a modo de nubes o espirales que están en continuo movimiento y que se solapan entre ellas, que vienen hacia nosotros haciéndose más grandes hasta desaparecer y vuelven a generarse repetidamente. Los colores más habituales suelen ser el verde, rosa, o morado.

Hay personas que llegan a ver imágenes de personas, de naturaleza, de situaciones…

Emociones: Llanto, necesidad de hablar…

Las emociones son el origen de las dolencias y enfermedades que se nos manifiestan en el cuerpo físico tras un tiempo. Cuando una situación nos genera miedo, rabia, agresividad… y no somos capaces de liberarlo, queda dentro de nosotros y al cabo de un cierto tiempo se refleja en nuestro cuerpo físico. Son estas emociones las que a veces afloran durante una sesión y en muchas ocasiones lo hace en forma de llanto. Otras veces el paciente experimenta estas emociones recordando aquellas situaciones que las provocan, o sintiendo tristeza, pena, rabia… o con una necesidad de hablar sobre ellas.

Es muy bueno que salgan estas emociones ya que es un manera de poder liberar el peso, la angustia que suponen. Tras su liberación el paciente se siente más ligero, más limpio, más alegre.

Estiramiento del cuerpo

Hay pacientes que sienten como si se estuviera estirando su cuerpo, por un lado perciben como si algo les tirara de la zona del cuero cabelludo hacia arriba y por otro como desde los pies se estiran en el sentido opuesto. Son sensaciones extrañas pero nunca desagradables ni dolorosas.

Sienten mis manos en otra posición

Esta sensación se produce en muchas ocasiones cuando cambio las manos a otra posición. Estos pacientes refieren que sienten cómo si hubiera cuatro manos. En estos casos la energía permanece actuando en la zona en la que ya no se encuentran las manos porque ahí necesita que ésta siga fluyendo y el paciente siente cómo si las manos continuaran en dicha zona.

Mis manos en una posición y la Energía en otro punto

En muchas ocasiones, cuando estoy trabajando en una zona concreta del cuerpo del paciente, éste siente cómo la energía está fluyendo en otras partes del mismo. La energía entra en el cuerpo del paciente por la zona en la que se encuentran las manos y se abre camino por su cuerpo llegando a las zonas donde se necesita.

Angustia, opresión en el pecho

Esta sensación se produce en el interior del pecho del paciente. Siente una cierta opresión o angustia. Es una sensación física que también se siente cuando en nuestra vida alguna emoción nos aflige. La persona puede sentirla como algo desagradable, pero es momentáneo y como comentaba anteriormente, es otra forma de ser consciente que hay algo que nos impide encontrarnos bien y que se manifiesta de esta manera.

Pequeños dolores

Durante la sesión, el paciente puede sentir a veces dolores en zonas concretas de su cuerpo. Toda dolencia o enfermedad pasa por distintos estadios. Comienza sutilmente, va avanzando, aumentando el dolor hasta que ésta sana. Cuando en una sesión se siente un dolor agudo, que es puntual y puede durar unos segundos, se debe a que la energía acelera el proceso de la dolencia hasta llegar a ese punto de dolor durante unos segundos, para terminar liberando lo que la produce, sanándola.

Sequedad en la garganta

Es muy habitual que durante el tratamiento la persona sienta sequedad en la garganta y sufra accesos de tos. Esto ocurre normalmente cuando estoy trabajando en esa zona, pero en ocasiones lo hace cuando estoy en otra. Son síntomas de que la persona no es capaz de comunicarse, que se guarda cosas, que no dice siempre lo que piensa o lo que le preocupa, y que debe expresarlo para liberar esas emociones.

Aturdimiento

En muchas ocasiones, al terminar la sesión, el paciente se siente ligeramente aturdido. Le cuesta levantarse de la camilla y cuando lo hace siente algo de pesadez en su cabeza. Es como si le costara volver a la normalidad, como si sus movimientos fueran más lentos. Esto se debe al estado de relajación que ha alcanzado y al efecto de la energía que en ocasiones perdura un tiempo después del tratamiento. No es una sensación desagradable y suele durar unos minutos.

Cambios en la respiración

Es muy común que en determinado momento de la sesión, la respiración del paciente cambie su ritmo. Se produce cuando entra en un estado de mayor relajación o apertura. Es relativamente frecuente que la persona se duerma durante el tratamiento. En ocasiones, sin dormirse, su respiración comienza a hacerse más profunda como cuando dormimos e incluso llegan a roncar, aún estando despiertos. Ellos son conscientes e indican después de la sesión que aun no habiéndose dormido, respiraban como si lo estuvieran.

También se producen respiraciones profundas (suspiros) que tiene relación con emociones que llevamos dentro y que la energía comienza a liberar.

Cosquilleo

A veces las sensaciones son de cosquilleo, de hormigueo. Incluso llega a sentirse que alguna zona del cuerpo se duerme. Suele ocurrir en las extremidades, sobre todo en las manos. Es una sensación momentánea, en breves minutos se pasa.

Cambio de posición en la camilla

Algunas personas, sienten durante la sesión como si su cuerpo se moviera en la camilla, como si cambiara de posición. En ocasiones sienten que su cuerpo se gira hacia uno de los lados e incluso al terminar la sesión alguna persona al abrir los ojos se siente un poco desorientada, pues ha tenido la sensación de haber cambiado la posición y que su cabeza así como sus pies se encontraban en el lado opuesto de la camilla respecto a la posición en que se tumbaron.

Profunda relajación

La sensación más común que todos los pacientes experimentan, es la una profunda relación durante la sesión. Como he comentado antes, hay personas que se duermen durante el tratamiento. La mayoría no lo hace, pero en todos los casos experimentan una sensación durante y después de la sesión de profundo relax. Esta sensación se mantiene durante horas y se prolonga facilitando el sueño la primera noche.

.

La sanación presenta cara a cara a la persona con sus emociones y es su decisión y su trabajo quererlas resolver a partir de ese momento.

.

Durante la sesión pueden aflorar emociones que el paciente reconoce y cuya resolución es el principio para su sanación. Si el paciente está preparado para enfrentarse a ellas y quererlas resolver, alcanzará la sanación. Sin embargo hay personas que una vez son conscientes, no quieren enfrentarse a ellas, prefieren continuar en su estado actual. En determinados casos esas personas no vuelven a más sesiones.

.

By | 2017-09-29T09:25:07+00:00 25/10/2016|Inicio, Sesion, Terapias|0 Comments

Leave A Comment

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

ACEPTAR
Aviso de cookies