2º Chakra: Sacro

/, Inicio/2º Chakra: Sacro

Los 7 chakras principales sacro

El segundo chakra representa el derecho a SENTIR.

Esta ubicado encima de los genitales, unos 4 ó 5 centímetros debajo del ombligo, coincidiendo con el centro de gravedad físico del cuerpo humano. Aquí es donde residen los sentimientos y la creatividad.

Chakra sacro, esplénico, hara: Svadhisthana

Chakra sacro

Nos comunica con nuestro Ser interior. En él reside lo que nuestro cuerpo desea, lo que le provoca placer, lo que quiere. Desde el chakra esplénico nos abrimos al exterior y nos expresamos a través de nuestra creatividad. También aquí está alojado nuestro impulso sexual y la capacidad de procreación, así como las relaciones sentimentales con los demás. Cuando este chakra está armonizado, encontramos realmente la sensación de bienestar y placer.

A través de él percibimos la realidad tal y como es. En este chakra los sentimientos son más sutiles que en el radical. Desde aquí es desde donde actuamos. Siempre que llevamos a cabo una acto, el chakra sacro entra en acción. Es el que nos mantiene unidos a nuestro propio Ser. Cuando perdemos el equilibrio se encarga de devolvernos a él, a la calma de nuestro Yo. Es el centro de la voluntad, del poder.

El chakra esplénico está íntimamente relacionado con la actividad de las gónadas (ovarios y testículos), los cuales regulan la actividad reproductora.

Hay glándulas y órganos muy importantes asociados al hara como las suprarrenales, los riñones y los órganos reproductores gracias a los cuales se crea la vida.

El centro de energía asociado es la pelvis y las partes del cuerpo sobre las que actúa, son la próstata, las glándulas suprarrenales, los pies, las piernas, las manos, la vejiga, el útero, el sistema urinario, el nervio ciático, las nalgas, los riñones, el vientre, la zona lumbar, el bazo, el sistema linfático, los líquidos corporales (sangre, linfa, esperma, jugos digestivos)…

La energía y los sentimientos

Antes de nacer, estamos unidos a nuestra madre a través del cordón umbilical. Cuando venimos al mundo, nos cortan el cordón y esa protección, esa dependencia de la madre desaparecen, enfrentándonos al mundo exterior por nosotros mismos. Es aquí donde nos enfrentamos el primer apego: a la madre. Nos encontramos solos y debemos afrontarlo desde nuestra fuerza interior. También aquí es donde sufrimos nuestro primer miedo.

Pasamos del calor y la protección del vientre de la madre con todas nuestras necesidades cubiertas, al mundo exterior perdiendo el contacto con ella.

Chakra sacro, esplénico, hara: Svadhisthana

Chakra sacro

Es vital una vez nacemos no perder el contacto piel con piel con la madre, evitando con ello la sensación de abandono, de soledad, que nos puede marcar para el resto de nuestra vida. Es en el hara donde se encuentran los apegos, tanto físicos (el dinero, la casa, el bienestar…) como emocionales (el placer, los seres queridos…).

Cuando el hara está abierto, no se desarrolla el miedo ante cualquier situación que lo pudiera provocar ya que somos capaces de solucionarla sin perder la calma.

En este centro energético reside la energía del ser, proporcionando armonía al cuerpo físico, mental y emocional. Es desde aquí desde donde nos proyectamos hacia fuera y actuamos gracias a nuestra voluntad, es donde reside nuestra fuerza, nuestro empuje. Desde aquí somos capaces de alcanzar la concentración que necesitamos para realizar cualquier actividad constituyendo el centro de nuestros sentimientos y creatividad, y desde ésta nos permite apreciar la belleza de lo que tenemos alrededor..

Es el responsable de nuestra capacidad de amar y ser amado de manera incondicional, sin esperar nada a cambio.

Chakra sacro equilibrado

Cuando el chakra esplénico está equilibrado alcanzamos la armonía física, mental y emocional. Es el centro de los sentimientos y cuando está abierto, permite que las emociones fluyan y no se queden estancadas evitando así los bloqueos que éstas nos pueden producir. Desde él amamos y nos conectamos con la naturaleza, desarrollamos las relaciones con los demás, la sexualidad, la creatividad que podemos expresar en los distintos campos (pintura, danza, arte…). Tenemos confianza en nosotros mismos, no necesitamos que nada ni nadie nos la ofrezca; somos autosuficientes. Aquí encontramos nuestro equilibrio, nuestra calma. Cuando algo nos perturba, sabemos volver enseguida a nuestro centro.

Cuando actuamos desde este chakra, se manifiesta el amor puro, es el alma el que dirige la acción, nuestra divinidad. Es aquí donde reside nuestra energía, desde donde obtenemos la fuerza para actuar.

Es particularmente importante para las mujeres porque es donde almacenan la mayoría de su energía vital.

Desequilibrios en el chakra sacro

En el hara se instalan los apegos, ya sean físicos o emocionales y al no liberarlos provocan su bloqueo. Es aquí donde se generan la adicciones; en nuestra búsqueda del placer, cuando el sacro está cerrado abusamos de las cosas que nos lo proporcionan (alcohol, drogas, sexo, comida…).

La pérdida de la calma, el reaccionar con ira ante distintas situaciones que no nos gustan, son indicativos de la pérdida de armonía en el hara. Es el centro de la acción, así, un desequilibrio de este chakra puede derivar en una inhibición de actuar, en quedarnos encerrados en nosotros mismos y no saber actuar cuando debemos hacerlo. Y al contrario, podemos sobreactuar, actuar con demasiado ímpetu. Desde aquí nos defendemos cuando nos consideramos atacados. Pero también es desde donde atacamos cuando no estamos en nuestro centro.

Cuando nuestro hara está bloqueado, no permite que fluya la energía ni desde la base (energía física vital) hacia arriba, ni desde el corazón hacia la base, impidiendo que nuestras emociones sean liberadas provocando su estancamiento en el plexo solar.

Un sacro bloqueado es el responsable de los problemas intestinalesimpotencia o frigidez, problemas uterinos, trastornos del ovario, desórdenes menstruales, dolor crónico lumbar, calambres, cólicos, diarrea, afecciones del sistema nervioso, adicciones, baja autoestima, histerismo, miedo, ansiedad, preocupación por nuestra apariencia física…

Una afección muy habitual producida por el hara bloqueado es el miedo. El miedo a actuar que es el miedo a la vida.

¿Cómo mantener equilibrado el chakra sacro?

Existen distintas maneras de trabajar para mantener el chakra sacro abierto. Cada persona puede utilizar aquella que le resulte más sencilla, que le atraiga más, con la que más se identifique, o bien una combinación de varias de ellas:

.

Musicoterapia:

Mediante los sonidos apropiados se facilita la armonización de cualquier chakra. En el caso del chakra sacro, este equilibrio se puede lograr escuchando música que despierte en nosotros la alegría por la vida, que haga sentir nuestras emociones así como música para bailar en pareja.

También los sonidos sutiles de la naturaleza ayuda a armonizar el hara, como el canto de los pájaros, el agua fluyendo…

A continuación tienes un fragmento de música para escuchar de fondo en la actividad que estés realizando o para meditar con ella, que te ayudará a abrir el segundo chakra.

.

.

Cromoterapia:

La Cromoterapia se basa en la utilización de colores para ayudar a sanar. La frecuencia vibratoria de cada uno de ellos actúa sobre los centros energéticos armonizándolos. En el caso del sacro, el color con el que trabajar para su apertura es el naranja.

Hay distintas formas de hacerlo:

  • Una de ellas consiste en mirar durante unos minutos (no más de 5) un foco de luz naranja claro (un papel, un cartel, una prenda de vestir…) y relajarse. Ser consciente de las sensaciones que nos produce e intentar profundizar en el motivo que nos lleva a esas sensaciones. El color naranja transfiere energía vital y libera emociones aprisionadas.
  • Otra manera de trabajar con el color naranja es relajarse, cerrar los ojos y visualizar como delante nuestro hay una fuente de luz naranja. Esta luz penetra en nosotros por la frente y va recorriendo nuestro cuerpo hasta llegar al chakra sacro, donde visualizamos cómo le permite empezar a girar eliminando los bloqueos que se lo impedían y cómo lo limpia y activa.

.

Aromaterapia:

A través de los aceites esenciales se puede alcanzar igualmente el equilibrio de los chakras gracias a su vibración energética. Los aceites esenciales provienen de las plantas, de las que se extraen las moléculas que éstas utilizan para su autodefensa, obteniendo con ellas el mismo resultado en el cuerpo humano que las propias plantas.

Se pueden utilizar de modo tópico (masajes…), ingiriéndolas (pastillas, ampollas…) o a través del olfato. Su aplicación para equilibrar el chakra umbilical puede realizarse aplicando unas gotas en la zona de debajo del ombligo dando un pequeño masaje para favorecer su absorción. También se pueden echar unas gotas de aceite en un pulverizador/humidificador, consiguiendo mediante éste la vaporización del aceite que se incorpora mediante la respiración desde el aire que nos rodea.

Para la estimulación del chakra sacro, se pueden utilizar los siguientes aceites esenciales:

Naranja, Mandarina, Macadamia, Sándalo, Bergamota, Cananga, Jazmín, Azahar, Jengibre…

.

Gemoterapia:

Los minerales tienen un alto poder energético. Trabajan con las energías sutiles facilitando que fluyan aquellas que se hallan bloqueadas. Sus efectos sobre el cuerpo se deben a que elevan la energía de los pequeños cristales que lo componen, favoreciendo su equilibrio y su funcionamiento.

Un modo de uso para equilibrar los chakras consiste en coger un cristal entre las 2 manos y cerrarlas con él dentro. Éste cristal emitirá una vibración más o menos perceptible en función de la sensibilidad de cada persona, y podrá sentirse en forma de latencia, calor, fluir, cosquilleo… Para favorecer esta sensación es recomendable hacer 3 respiraciones profundas antes de empezar para luego respirar lentamente con los ojos cerrados. El cuarzo transparente es el mejor mineral para su uso como armonizador de los chakras.

En el caso del chakra sacro, hara o umbilical, también se pueden utilizar minerales como la Calcita naranja, Coral, Piedra de luna, Ámbar, Jade, Citrino, Topacio, Cornalina, Ágata, Aguamarina, Turmalina, Malaquita…

.

Meditación:

La meditación es una herramienta muy potente para armonizar los chakras. A través de ella y mediante la música apropiada se puede visualizar el chakra a trabajar y junto con el mantra (en el caso del chakra umbilical es VAM), se consiguen resultados excelentes.

A continuación dejo una magnífica ayuda para meditar y activar el chakra sacro.

.

Meditación:

Sentarse en el suelo o en una silla con la mano derecha encima de la izquierda. Mantener la espalda recta, la pelvis hacia delante y los hombros hacia atrás. Relajar la musculatura. Utilizar para ello la respiración, inspirando profundamente 3 veces por la nariz, reteniendo 3 segundos el aire y espirando por la boca. Relajar todos los puntos de tensión. Una vez conseguimos entrar en estado de meditación, comenzar a realizar inspiraciones largas y profundas por la nariz, visualizando como esa energía que respiramos entra en nuestro canal central y lo recorre hacia abajo pasando por todos los chakras hasta llegar al Hara. Aquí se acumula toda esa energía formando un lago lleno de luz blanca pura. Retenemos la respiración 3 segundos y empezamos a espirar de manera continua y lenta.

Continuar durante 5 a 10 minutos, o el tiempo que deseemos. Sentimos en cada inspiración cómo esa energía que entra en nuestro sistema, va activando los chakras por los que va pasando, y al llegar al sacro, nuestra energía, nuestro poder, nuestra voluntad suben de vibración y van tomando más relevancia en todo nuestro sistema energético.

Cuando finalizamos esta meditación, damos las gracias por la Energía recibida y pedimos que ésta permanezca en nosotros durante todo el tiempo que nuestro Ser Superior la pueda necesitar para todo el bien que pueda requerir.

Pedimos que nuestros canales sean cerrados y que así esta Energía no se pierda y ninguna otra energía que no se corresponda con la perfección de Ésta, pueda entrar en contacto con nosotros.

.

Ejercicio físico:

Para activar el Hara son buenos los ejercicios que conllevan movimiento de caderas, como el baile, las relaciones sexuales, los deportes activos…

.

By | 2017-09-29T09:25:08+00:00 05/05/2016|Energía, Inicio|0 Comments

Leave A Comment

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

ACEPTAR
Aviso de cookies