Los 7 chakras principales corazón

El cuarto chakra representa el derecho a AMAR y a ser AMADO.

Está ubicado en el centro del pecho, a la altura del esternón y se abre hacia adelante. En él se unen los tres centros energéticos inferiores que representan lo físico y lo emocional, y los tres superiores, lo mental y lo espiritual. Es donde reside nuestro verdadero Ser, el Espíritu. Desde él amamos de forma incondicional.

Chakra Corazón, Anahata

Chakra Corazón

Desde él fluye la energía hacia los chakras inferiores y superiores a través del canal central. Cuando este chakra está abierto vivimos plenamente en el amor, en la paz. Nada nos preocupa. Alcanzamos el equilibrio y somos capaces de relacionarnos con los demás de forma desinteresada e incondicional. No necesitamos grandes cosas para ser felices; vivimos en la sencillez de los pequeños detalles y estos nos llenan.

En el chakra del corazón reside el amor puro. El que damos a los demás sin esperar nada a cambio. Este amor es sanador y nos acerca a Dios,  al Dios que somos cada uno.

Gracias a él sentimos y pensamos desde el amor. Un amor que fluye directamente desde el Espíritu, no desde nuestra mente o nuestro cuerpo. En el chakra cordial residen además del amor incondicional, la sanación, la compasión, la ternura, la responsabilidad, la confianza en uno mismo, la alegría, la paz, la entrega al Ser, el perdón, el equilibrio.

Está asociado con el Timo, que es una glándula que está íntimamente relacionada con el sistema inmunológico (especialmente importante en los primeros años de nuestra vida), así como con el sistema endocrino. También está relacionado con el sistema circulatorio y por tanto con la sangre.

Los órganos y partes del cuerpo físico sobre los que actúa el chakra cordial son el corazón, el aparato respiratorio (pulmones y bronquios), la parte superior de la espalda, el hígado, los brazos, la piel.

El Chakra del Corazón: las emociones y los sentimientos

En el chakra del corazón es donde reside nuestra capacidad de amar. Este amor tiene un gran poder de sanación, para nosotros y para las personas a las que amamos. Por esto, el abrazo es una de las mejores acciones que podemos realizar para sanar a otra persona. Su apertura aumenta cuanto más nos damos a los demás. Cuanto más amamos más se desarrolla este chakra. Así, cuando nos desapegamos de todo aquello a lo que estamos atados, sobre todo nuestro ego, y cuando no dejamos que el miedo gobierne nuestra vida, se favorece el crecimiento al abrirse cada vez más el corazón y nuestra capacidad de amar no encuentra límites.

Chakra Corazón, Anahata

Chakra del Corazón

Cuando está abierto alcanzamos la paz, la armonía. Nos relacionamos con los demás sinceramente. No nos lleva ningún interés. Sentimos y actuamos. Todo desde el amor incondicional. Estamos conectados con los sentimientos puros y estos dirigen nuestras acciones, pensamientos…

Cuando alguien está sufriendo sentimos la necesidad de socorrerle, de acercarnos y consolarlo, pero desde el amor. Necesitamos que esa persona recupere su estado natural de alegría, de paz, de equilibrio… y acudimos en su ayuda.  Y lo hacemos sin olvidarnos de nosotros mismos. Porque nosotros también necesitamos sentirnos bien, en equilibrio. Este equilibrio es el que nos permite ayudar sin abandonarnos. No podemos ayudar a los demás y que eso nos suponga un sufrimiento. Lo primero es amarse a uno mismo.

Pero únicamente podemos ayudar a aquellos que quieran ser ayudados. De nada vale intentarlo con quien no lo pide ya que ellos mismos no quieren ayudarse, no quieren crecer.

Chakra del Corazón equilibrado

Cuando el chakra del corazón está abierto amamos sin importarnos qué o quien. Es un amor que sale desde dentro de nosotros y que nada lo puede contener. No reprimimos esa necesidad de amar. Amamos a nuestra pareja, a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestros amigos… y lo hacemos sin apego a ellos, sin miedo a perderles. Porque realmente los amamos  por lo que son, no por lo que me produce a mí amarles.

Pero también amamos a aquellos que sentimos que están sufriendo y necesitan nuestra ayuda. Y lo hacemos sin sufrir nosotros por ellos, desde la liberación de las emociones, contagiando de esta manera nuestra alegría.

Y amamos todo aquello que nos rodea. La energía fluye por nosotros y somos capaces de amarlo todo desde nuestro corazón. Ahora nos sentimos plenos porque hemos superado el miedo a amar y a poder sufrir por ello. Porque sentimos una alegría inmensa en cada acto de amor. Porque el amor es el centro de nuestras vidas y toda acción, pensamiento, sentimiento… que abordamos, lo hacemos desde el amor más puro.

Esta capacidad de amor provoca en nosotros un bienestar que nos inunda, adquirimos confianza en nosotros mismos, el sentido de la responsabilidad es total, consigue que nuestras relaciones con los que nos rodean sean plenas, la paz habita en nosotros, el equilibrio, la armonía, la compasión, nos entregamos al Ser.

Desequilibrios en el chakra del Corazón

Cuando el chakra cordial está desequilibrado, no queremos tener relación con los demás, nos encerramos en nosotros mismos. Somos incapaces de amar y evitamos dichas relaciones. Nuestro estado natural es la tristeza, la depresión, vemos todo negativo. Entramos en una inestabilidad emocional que afecta a todo nuestro ser.

Somos incapaces de pensar en los demás y nace el egoísmo, el ego nos domina y los apegos gobiernan nuestras acciones. No soportamos la idea de perder aquello a lo que nos aferramos. Nos cerramos a las emociones y creamos una inmensa dependencia emocional de los demás.

Puede invadirnos la ira, las adicciones pueden hacerse hueco en nosotros.

En el plano físico surgen problemas respiratorios y cardíacos, se sufre de tensión alta, pueden aparecer la arterioesclerosis, neumonía o bronquitis.

¿Cómo mantener equilibrado el chakra cordial?

Existen distintas maneras de trabajar para mantener el chakra del corazón abierto. Cada persona puede utilizar aquella que le resulte más sencilla, que le atraiga más, con la que más se identifique, o bien una combinación de varias de ellas:

.

Musicoterapia:

Mediante los sonidos apropiados se facilita la armonización de cualquier chakra. En el caso del chakra cordial, este equilibrio se puede lograr escuchando música clásica, New Age así como música sacra.

A continuación tienes un fragmento de música para escuchar de fondo en la actividad que estés realizando o para meditar con ella, que te ayudará a equilibrar el cuarto chakra.

.

.

Cromoterapia:

La Cromoterapia se basa en la utilización de colores para ayudar a sanar. La frecuencia vibratoria de cada uno de ellos actúa sobre los centros energéticos armonizándolos. En el caso del corazón, el color con el que trabajar para su apertura es el verde o el rosa.

Hay distintas formas de hacerlo:

  • Una de ellas consiste en mirar durante unos minutos (no más de 5) un foco de luz verde o rosa (un papel, un cartel, una prenda de vestir…) y relajarse. Ser consciente de las sensaciones que nos produce e intentar profundizar en el motivo que nos lleva a esas sensaciones.
  • Otra manera de trabajar con el color verde o rosa es relajarse, cerrar los ojos y visualizar como delante nuestro hay una fuente de luz de cualquiera de estos colores. Esta luz penetra en nosotros por la frente y va recorriendo nuestro cuerpo hasta llegar al chakra corazón, donde visualizamos cómo le permite empezar a girar eliminando los bloqueos que se lo impedían y cómo lo limpia y activa.

.

Aromaterapia:

A través de los aceites esenciales se puede alcanzar igualmente el equilibrio de los chakras gracias a su vibración energética. Los aceites esenciales provienen de las plantas, de las que se extraen las moléculas que éstas utilizan para su autodefensa, obteniendo con ellas el mismo resultado en el cuerpo humano que las propias plantas.

Se pueden utilizar de modo tópico (masajes…), ingiriéndolas (pastillas, ampollas…) o a través del olfato. Se pueden echar unas gotas de aceite en un pulverizador/humidificador, consiguiendo mediante éste la vaporización del aceite que se incorpora mediante la respiración desde el aire que nos rodea.

Para la estimulación del chakra del corazón, se pueden utilizar los siguientes aceites esenciales:

Rosa, sándalo, albahaca, pino, lavanda…

.

Gemoterapia:

Los minerales tienen un alto poder energético. Trabajan con las energías sutiles facilitando que fluyan aquellas que se hallan bloqueadas. Sus efectos sobre el cuerpo se deben a que elevan la energía de los pequeños cristales que lo componen, favoreciendo su equilibrio y su funcionamiento.

Un modo de uso para equilibrar los chakras consiste en coger un cristal entre las 2 manos y cerrarlas con él dentro. Éste cristal emitirá una vibración más o menos perceptible en función de la sensibilidad de cada persona, y podrá sentirse en forma de latencia, calor, fluir, cosquilleo… Para favorecer esta sensación es recomendable hacer 3 respiraciones profundas antes de empezar para luego respirar lentamente con los ojos cerrados. El cuarzo transparente es el mejor mineral para su uso como armonizador de los chakras.

En el caso del chakra del corazón, también se pueden utilizar minerales como el Cuarzo rosado, Cuarzo verde, Aventurina verde, Turmalina, Jade verde, Esmeralda…

.

Meditación:

La meditación es una herramienta muy potente para armonizar los chakras. A través de ella y mediante la música apropiada se puede visualizar el chakra a trabajar y junto con el mantra (en el caso del chakra del corazón es YAM), se consiguen resultados excelentes.

A continuación dejo una magnífica ayuda para meditar y activar el chakra cordial.

.

Meditación:

Sentarse en el suelo o en una silla con la mano derecha encima de la izquierda. Mantener la espalda recta, la pelvis hacia delante y los hombros hacia atrás. Relajar la musculatura. Utilizar para ello la respiración, inspirando profundamente 3 veces por la nariz, reteniendo 3 segundos el aire y espirando por la boca. Relajar todos los puntos de tensión. Una vez conseguimos entrar en estado de meditación, comenzar a realizar inspiraciones largas y profundas por la nariz, visualizando como esa energía que respiramos entra en nuestro canal central y lo recorre hacia abajo pasando por todos los chakras hasta llegar al corazón. Visualizamos cómo este chakra cada vez se hace más luminoso, vemos una gran bola de luz verde en él, vemos cómo gira cada vez más rápido, cómo va liberando todo aquello que le bloqueaba y cómo nos vamos sintiendo cada vez más liberados, sentimos el poder que ahora forma parte de nosotros, cada vez más fuerte, vamos logrando entrar en un estado de relajación y paz interior cada vez mayor. Continuamos respirando en este chakra, inspiramos por él, retenemos unos segundos la respiración y espiramos. En cada espiración visualizamos cómo una nube negra sale de nuestro cuerpo expulsando así todo lo que nos está provocando el bloqueo del plexo.

Cuando finalizamos esta meditación, damos las gracias por la Energía recibida y pedimos que ésta permanezca en nosotros durante todo el tiempo que nuestro Ser Superior la pueda necesitar para todo el bien que pueda requerir.

Pedimos que nuestros canales sean cerrados y que así esta Energía no se pierda y ninguna otra energía que no se corresponda con la perfección de Ésta, pueda entrar en contacto con nosotros.

.

Ejercicio físico:

Para activar el chakra cordial son buenos estos ejercicios:

     · Realizar respiraciones en las que el aire entra por la nariz, pasa por los pulmones y llega hasta el abdomen. Retener ahí e l aire 3 segundos para finalmente espirar lentamente para expulsarlo por la boca.

–      · Abrir el pecho de manera que nuestro corazón se proyecte hacia delante visualizando como éste se abre y libera todo aquello que lo bloquea.

.